La Pedrera, símbolo modernista en Barcelona

La Pedrera

Su nombre verdadero es Casa Milà pero se la conoce popularmente como La Pedrera. Es un singular edificio construido entre los años 1906 y 1912 por el arquitecto Antoni Gaudí y pasó a formar parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1984.

En el edificio funciona la Fundación Catalunya-La Pedrera que se encarga de llevar adelante todo tipo de actividades culturales para los ciudadanos de Barcelona y alrededores. Al tratarse de un edificio de gran magnitud está dividido en otras instancias museísticas donde se realizan muestras y charlas sobre diferentes temáticas artísticas. Tanto Gaudí como otras figuras del arte español y europeo tienen su espacio a lo largo del año.

La Pedrera es uno de los edificios modernistas más reconocidos de la ciudad. En el centro cultural se realizan talleres de música, pintura, teatro y otras ramas del arte, invitando a personas de todas las edades a explorar su lado creativo en un escenario increíble donde se fusionan puntos de vista sobre el arte y la sociedad que pertenecen a diferentes momentos de la historia.

Si te gusta disfrutar el arte en su máxima expresión, La Pedrera tiene una propuesta para todas las ramas artísticas.

Casa Batlló, una joya de Gaudí

La Casa Batlló, es una de las construcciones representativas de la capital catalana. Se encuentra en una zona muy famosa por su eclecticismo arquitectónico, una gran variedad de estilos en sus edificios es lo que caracteriza a la emblemática Manzana de la Discordia, en el Paseo de Gracia de la bella Barcelona.

Esta fue una casa que ya existía, cuando quisieron restaurarla llamaron al famoso Antonio Gaudí, que tuvo nuevamente un espacio de experimentación, para crear nuevamente otra obra maestra digna del más importante de los arquitectos catalanes.

Toda la fantasía y la poesía de Gaudí se desplegaron sobre la base de la casa del empresario Batlló, transformándola desde los interiores, donde reformó los espacios, los muebles, la distribución, la iluminación, el patio. Cubriendo y decorando todo con cerámicas desde el patio hasta la fachada.

El desván, las ventanas, los balcones, las torres, todo un conjunto de detalles que te transportan al imaginario incomparable de este artista que está presente en tantos detalles no sólo de la casa sino de la ciudad. Convirtiéndola definitivamente de una casa común y tradicional en una obra maestra del incomparable Gaudí. Esta es una visita obligada. Un estilo que no podemos encontrar en ninguna otra parte del mundo.

Vía: CasaBatllo