Plazas de Barcelona: George Orwell y Tripi

En el Barrio Gótico que es uno de los cuatro barrios históricos y el centro de la ciudad, podemos encontrar la Plaza George Orwell esta plaza debe su nombre al escritor inglés de 1984 (claro antecedente de gran hermano) El nombre se debe a que la plaza está observada las 24 horas del día por cámaras del ayuntamiento.

Esta plaza es mucho más famosa como la Plaza Tripi. Este nombre tienen que ver con el nombre que le dan a los ácidos, ya que esta zona siempre fue una zona digamos peligrosa. Si bien no hay que demostrar demasiado que uno es turista y cuidarse como en cualquier ciudad importante. Es un lugar que uno no puede dejar de visitar si se encuentra en Barcelona.

Es una plaza llena de bares, terrazas, restaurantes en dónde uno puede disfrutar de buenos vinos de la zona, de unas maravillosas cervezas acompañadas de deliciosas tapas, o un buen platillo. También es un lugar muy concurrido por la juventud en donde se pueden conocer muchos amigos y desarrollarse dentro de la bohemia contemporánea. Pues es un sitio lleno de conciertos casi privados dentro de los distintos bares. Es en definitiva un lugar para ir de fiesta.

Vía: Lovento

La iglesia de Betlem y alrededores

Un recorrido imperdible paseando por Barcelona es la calle Portaferrissa, una de las más bulliciosas del barrio gótico.

Sobre esta calle está uno de los ejemplos de la arquitectura religiosa barroca en Barcelona: la iglesia de Betlem. Se trata de un edificio construido entre 1681 y 1732 donde funciono un convento jesuita. Su fachada principal está sobre la calle del Carme y presenta un relieve de la Natividad y un óculo con columnas salomónicas.

Al lado de la entrada también están las esculturas de Sant Ignacio de Loyola y San Francisco de Borja, y su interior es de una sola nave aunque cuenta con varias capillas en los laterales. En 1936 un incendio destruyo gran parte del edificio y en la actualidad, con motivo de la navidad, se llevan adelante exposiciones de pesebres.

Siguiendo por Portaferrissa y alrededores encontramos el palacio Moja. Una hermosa residencia que fuera utilizada por el poeta Jacint Verdaguer quién supo ser el protegido de los marqueses de Comillas.

La calle de Portaferrissa está repleta de hermosos edificios históricos, algunos cafés y restaurantes donde los viajeros pueden hacerse con el conocimiento de las tradiciones de construcción en Barcelona.

Vía: callejero