Muntjuich: el Monte de Júpiter



Desde la historia más antigua de Barcelona el Monte de Júpiter o Muntjuich, ha sido testigo y personaje protagónico y silencioso. En este sitio se fijó el fuerte defensivo contra los enemigos marítimos, más tarde esta atalaya fue un sitio histórico, gracias a la victoria de los catalanes contra Felipe IV. Fue volado y vuelto a construir durante la guerra de secesión convirtiéndose más tarde en prisión militar.

Pero ya en el s. XIX se convirtió en una zona pacífica y de recreo. Al principio del s. XX se le integró el Jardín de Laribal. Como parte del proyecto de la ciudad, bajo el diseño del arquitecto Amargós y el jardinero francés Forestier, se urbanizó. Y toda esa zona pasó a ser de museos y exposiciones, y sede de eventos deportivos, culturales y comerciales. Esta costumbre y podríamos decir tradición fue inaugurada con la exposición Internacional de 1929. Convirtiéndose en una de las partes turísticas más importantes de Barcelona. Así que hay que tomarse un buen rato, para poder recorrer, ya que hay mucho por ver ahí. El museo de Joan Miró, teatro Grec, Teatro Lliure, el Museo Nacional de Arte de Catalunya, y muchos lugares de gran interés.

Vía: Ayuntamiento de Barcelona


Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado