La Rambla, para enamorarse de Barcelona


La Rambla, para  enamorarse de Barcelona, visitar las ciudades españolas es toda una experiencia,  pero como en todas las cosas hay lugares que se convierten en aún más enigmáticos que otros, eso no le resta belleza a ninguno, pero es cierto que algunos nos dejarán tan cálida impresión que siempre los recordaremos a su sola mención, eso sucede con La Rambla, el emblemático paseo de Barcelona, es un recorrido que haces con calma, aunque la peatonal está llena siempre de gente, el bullicio de los kioskos y el colorido de las flores de ese camino que va de la Plaza Cataluña al antiguo Puerto es una entrañable visita en la ciudad Condal.

La Rambla que popularmente se conoce como “Las Ramblas” debido a que desde la Plaza Cataluña hasta el Puerto va tomando en cada tramo nombres diferentes: Rambla de Canaletes, Rambla dels Estudis, Rambla de Sant Josep, Rambla dels Caputxins, Rambla de Santa Mònica.  Y si el fin del paseo será una experiencia igualmente atractiva, el paseo ya lo es con todos los kioskos, la gente entre los oriundos del lugar y los miles que visitan a diario la ciudad, el disfrute de monumentos y edificios que veremos mientras paseamos por ella, El Palacio de la Virreina, El Liceu, La Boquería y quizá hasta hagamos una parada en la calle lateral que va a la Plaza Real, a donde probar en los muchos restaurantes platillos catalanes y disfrutar de un rato de charla sin prisa a ningún lugar, porque la Plaza Central tiene ese aspecto que nos hace pensar que,  el tiempo no cuenta cuando disfrutamos como se disfruta visitar Barcelona.

Al final de la Rambla en la Plaza Portal de la Paz o puerto antiguo nos encontraremos con la famosa estatua de Colón, y tomando la pasarela llamada Rambla del Mar accederemos a Maremagnum. Y es que ir por la Rambla es conocer una parte maravillosa y central de Barcelona, y desde la Rambla  del Mar podremos ir hasta la llamada Rambla de Cataluña. Y de ahí al Museo Maritímo una experiencia diferente que nos pondrá en contacto con la historia marítima de la ciudad desde que fuera enclave para construcción de sus navíos. Otra parada para disfrutar la gastronomía catalana, ir al cine IMAX de la zona  y esto lo mejor, visitar el fabuloso Acuario.

Ese paseo por La Rambla no es un paseo que hacemos con prisas, es un paseo que se hace con entusiasmo y calma porque hay mucho que ver y disfrutar a cada paso que das desde la Plaza Cataluña hasta el Puerto Antiguo y de ahí al Museo Maritímo y aún podemos luego de ver el mismo, acercarnos al centro histórico visitar la Plaza de San Jaume, ver la Catedral de Barcelona y caminar por el Barrio Gótico que bien merece una visita aparte.

La Rambla” que significa torrente o arroyo por donde pasa agua cuando llueve” ha sido desde el Siglo XVIII,  un paseo  al que han ido famosos como anónimos turistas y que su fama ha trascendido más allá de Europa siendo objeto de poemas y obras de teatro. Y que ahora la Asociación de Amigos de La Rambla impulsa su candidatura en la UNESCO para convertirla en Patrimonio de la Humanidad, lo que sería un merecido reconocimiento a un paseo único en el mundo, un inolvidable paseo,  cuando siempre luego de marchar de Barcelona recuerdas esa sensación de multiculturalidad, de historia y modernismo.  No importa cuántas veces vuelvas a Barcelona no hay rutina en visitar la ciudad Condal, porque  siempre la Rambla  te supone un paseo diferente y maravilloso, una disfrute que te hará enamorarte de Barcelona.

Imágen: FlickLickr en Wikimedia

También te interesará:

Catedral de Santa María del Mar

Paseo de Gracia el corazón de Barcelona

Calaf recorrido por el interior de Barcelona


3 thoughts on “La Rambla, para enamorarse de Barcelona

  1. Pingback: Acuario de Barcelona | Siente Barcelona

  2. Pingback: Barrio Gótico de Barcelona | Siente Barcelona

  3. Pingback: Festival Barcelona Visual Sound 2011 | Siente Barcelona

Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado