Barcelona y sus rincones



Es necesario aclarar que alrededor de la Catedral no todo es precisamente lo que se puede definir como un “barrio” ni mucho menos son todos los edificios góticos. Pero igual es una visita obligada para cualquiera que esté de paso por esta ilustre ciudad.

Organicemos un buen recorrido. Tal vez un buen punto de partida será de la Plaza Nueva, desde donde se ven muy bien las torres que flanquean el primer recinto amurallado. Subiendo por la calle del Obispo podemos ver al lado derecho el bellísimo Palacio Episcopal, que se distingue por tener un patio con unas magníficas arquerías románticas y un salón pintado por El Viguetá. Siguiendo hacia la izquierda nos encontraremos con la calle de Santa Lucía, en donde podremos visitar la Casa del Arcediano, que hoy es sede del Instituto Municipal de Historia y Archivo Histórico de la Ciudad, no hay que perder la oportunidad de conocer el hermoso patio; este edificio data del s. XI y fue modificado en el s. XVI por el arcediano. Enfrente de este edificio se encuentra la Capilla de Santa Lucia por la cual se puede acceder a la Catedral y después salir por la Puerta de La Piedad y seguir hasta la casa de los Canónigos, hoy unida por un puente de 1926 al Palacio de la Diputación.

Vía: Portal de turismo en Barcelona


Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado