Barcelona: el legado de Antonio Gaudí



En la parte alta de la ciudad de Barcelona, al norte de la misma, justo en la inclinación del monte Carmelo en la separación de la barriada de Horta de la Gracia. Eusebio Güell, le encargó a Antonio Gaudí, que diseñara y realizara un parque para la aristocracia barcelonesa, desde donde pudieran apreciar las vistas de la ciudad.

Este arquitecto que no sólo es el arquitecto más importante de la ciudad sino uno de los más vanguardistas de la arquitectura modernista mundialmente. Diseñó un parque con figuras ondulantes que hipnotizan al paseante. Escaleras, miradores, columnas, bancos interminables, caminos, todos ellos recubiertos con azulejos coloridos que pueden ser trozos de platos, copas y diversos elementos, hasta cabezas de muñecas, incrustados en ellos. Todo tiene una manera tan orgánica que a pesar de ser un hecho por la mano del hombre y concebido por el ingenio de Gaudí, y estar claramente precediendo al arte contemporáneo, da la sensación de que algunos elementos surgen de la naturaleza. Un lugar verdaderamente armonioso, fantástico en el pleno sentido de la palabra. Que bien vale la pena tomarse un buen tiempo para hacer el recorrido. Su horario es de 10 de la mañana a alrededor de las 21 horas.

Vía: Ayuntamiento de Barcelona


Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado